Mié, 07/11/2018 - 07:32
Homenaje a soldados víctimas del conflicto

Cundinamarca rindió homenaje a los militares asesinados en la masacre de Gutiérrez

“Era como si el fin del mundo hubiera comenzado, se escuchaban estruendos muy fuertes, las personas gritaban y yo en lo único que pensé fue en meter a mis hijos debajo de la cama”, manifestó una habitante del municipio de Gutiérrez cuya vivienda se encontraba muy cerca del lugar en donde 60 soldados del Ejército Nacional fueron emboscados por aproximadamente 300 guerrilleros de la Farc el 8 de julio de 1999.

Con ocasión de estos hechos en los que 38 soldados del Ejército Nacional fueron asesinados fuera de combate por parte de las Farc, representantes de la Administración Departamental, La Unidad para las Víctimas, el Ejército Nacional y La Corporación Mil Víctimas del Conflicto se dieron cita con las familias de estos valientes hombres y algunos sobrevivientes para honrar su memoria y recordar aquel fatídico día en el que jóvenes entre los 19 y 20 años que prestaban su servicio militar obligatorio fueron atacados en estado de indefensión
 
“Este acontecimiento no ha tenido la divulgación suficiente para generar conciencia en los cundinamarqueses y en los colombianos sobre la necesidad de reconciliarnos, de perdonarnos y de evitar que estos lamentables hechos se vuelvan a repetir en nuestra historia”, expresó Nelson Germán Velásquez Pabón, director de Atención Integral a las Víctimas del Conflicto en Cundinamarca.
 
El encuentro tuvo como objetivo exaltar la dignidad, el buen nombre y el honor de aquellos héroes de la patria, en una jornada llena de nostalgia y esperanza en la paz para el país, que incluyó un recorrido por la zona donde acontecieron los hechos, un minuto de silencio en honor a las víctimas y la siembra de árboles en su honor para establecer un lugar de memoria. Además fue develada una placa conmemorativa, hubo ofrendas florales y fueron expuestos retablos con fotografías de los soldados.
 
Este homenaje hace parte de las medidas de satisfacción contempladas en la Ley y Víctimas y Restitución de Tierras, entendidas como todas aquellas acciones tendientes a restablecer su dignidad, buen nombre y rendirles homenaje y reconocimiento público, así como para la construcción de la memoria histórica con el fin de preservarla para que estos hechos no se vuelvan a repetir.
 
La delegación de la Gobernación de Cundinamarca -encaminada a la reconstrucción del tejido social y la participación en espacios de reparación simbólica- estuvo encabezada por la Secretaría de Gobierno, a través de la oficina para la Atención Integral a las Víctimas y su par de Ambiente -que suministró los árboles para el campo de la memoria-, así como la Alta Consejería para la Felicidad, que iniciará próximamente procesos de acompañamiento sicosocial a las familias de los soldados muertos y a los sobrevivientes, así como tareas de resignificación social, con el propósito de generar mecanismos de resiliencia y de perdón. También acudieron representantes de las Empresas Públicas de Cundinamarca e Indeportes.

Añadir nuevo comentario