Dom, 01/06/2019 - 10:00
Javier Pombo, sobreviviente de siniestro vial. Imagen: Agencia Nacional de Seguridad Vial.

El día después

Los siniestros viales no terminan con la colisión, el choque o el atropello. Siempre hay un día después del siniestro que permanece invisible para la sociedad y del cual también esta debe ocuparse. El día después se refiere a las secuelas, atención en salud, judicial y recomposición de la vida que afecta a los sobrevivientes y a los países en su conjunto. Tomar consciencia del día después es el mejor aliciente para prevenir las afectaciones a la salud y a la vida causadas por la siniestralidad vial.

Una publicación española de la Fundación Mapfre que lleva por título “El día después”, trata desde diferentes perspectivas lo que les sucede a las personas luego de que son víctimas de un siniestro vial. Tanto a las familias como a quienes quedan con lesiones o con secuelas del evento.

El tema de la siniestralidad vial es de difícil manejo por parte de las víctimas no fatales, de sus familias, del Estado, de los gobiernos y sus agencias; del sistema de salud, del sistema de justicia y también de los victimarios, pues nadie sale a la calle dispuesto a matar o herir a otros en las vías, aunque la prevención sea precaria a nivel personal y social.

De las víctimas fatales, el siniestro afecta principalmente a las familias, al sistema productivo, al sistema de salud y al sistema de justicia de los países.

Algunos factores de riesgo para la ocurrencia de siniestros viales con víctimas fatales y lesionadas son superar los límites de velocidad, conducir bajo los efectos del alcohol, no usar cinturones de seguridad y elementos de protección personal, transitar sin iluminación (tanto conductores como ciclistas). Estos son factibles de minimizar o de eliminar con buenas prácticas y hábitos. Esta debe ser una tarea simultánea de todos los ciudadanos que transitan por calles y vías, no de algunos.

La Agencia Nacional de Seguridad Vial de Colombia (ANSV) se ha dado a la tarea de visibilizar desde la comunicación lo que ha llamado “Historias en la vía”, a través de un programa institucional con el mismo nombre que emite tanto en audio por la Radio Nacional de Colombia, como en video por el Canal Institucional del país.

Este es un destacable esfuerzo por dar a conocer buenas prácticas, historias de vida alrededor de la seguridad vial, estadísticas e indicadores sobre el tema. Y especialmente testimonios de viva voz de protagonistas y sobrevivientes de siniestros viales.

El médico estadounidense William Haddon fue quien estableció una metodología, hoy universalmente conocida, para la atención de los siniestros viales. Esta interviene el antes (prevención), el ahora (atención de la emergencia) y el después (atención post evento). La matriz de Haddon permite visualizar que los choques con personas fallecidas o lesionadas no comienzan ni finalizan en el evento en vía, sino que siempre tienen antes y un después que requieren ser abordados.

Sobre este tema precisamente, habla el abogado Javier Pombo, Director de Innovación Educativa de la Fundación Compartir, quien en “Historias en la vía” de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, ofreció un testimonio duro de escuchar, pero esperanzador por el poder que tiene para la prevención de la siniestralidad asociada con el consumo de alcohol.

El siniestro vial, más allá del hecho en sí, del choque, la colisión o el atropello, tiene secuelas insospechadas para las víctimas y sobrevivientes. El día después.

Destaco el valor del doctor Javier Pombo para compartir públicamente su historia y le agradezco el permitirme compartirlo hoy con los lectores de Revista Enfoque. Escuchar audio aquí https://soundcloud.com/cultura-vial/el-dia-despues-testimonio-javier-pom...

Un abrazo y feliz año nuevo para todos, con buenas prácticas y hábitos de seguridad vial.

There are 2 Comments

Importante análisis. Las consecuencias de las decisiones que se toman . Para muchas personas el afán del día a día , para otros arriesgarse desconociendo las señales de tránsito, para otros estar en el lugar equivocado y muchas otras situaciones, que bien podrían evitarse.

Añadir nuevo comentario