Dom, 09/02/2018 - 08:06
En horas de alta congestión los usuarios del SITP podrían hacer un descenso seguro unos metros antes del paradero (Foto: Guillermo Camacho Cabrera)

Pequeñas cosas que mejorarían el sistema de transporte masivo en Bogotá

Desde el punto de vista del usuario hay muchas cosas y detalles que podrían mejorar la operación del transporte masivo en Bogotá en beneficio de todos. Aquí se describen algunos de esos detalles teniendo en cuenta todo lo que hacen diariamente el sistema TransMilenio y el Sistema Integrado de Transporte (SITP) de Bogotá, junto con sus equipos de trabajo, para mejorar. La tarea es de todos.

Definitivamente TransMilenio y el Sistema Integrado de Transporte Público de (SITP) de Bogotá les cambiaron la vida y las maneras de moverse a todos los habitantes de la ciudad.

Desde la experiencia del usuario hay muchas pequeñas cosas que pueden cambiar, detalles que harían mejorar el servicio y por ende el desempeño del sistema de transporte masivo en beneficio de la movilidad, del pasajero y, por supuesto, del mismo sistema.

  • Sería ideal que en los paraderos múltiples de los buses zonales del SITP (azules), los operadores se detuvieran siempre en el mismo lugar y no pusieran a correr entre paradero y paradero a los usuarios que necesitan subirse y hacer uso de los servicios. En cada paradero se debería detallar claramente cuáles son las rutas que se detienen ahí para recoger pasajeros.
  • Una forma de mejorar el servicio en los horarios pico es hacer el descargue de pasajeros de forma segura unos metros antes de la parada oficial con el fin de permitir que estos finalicen su viaje o parte de este a pie y no deban esperar a que la congestión, con esperas de varios minutos, les permita llegar al paradero para bajarse del bus.
  • Debería ser más sencilla la planificación de salidas y llegadas de buses en los carriles exclusivos de TransMilenio o que se evalúe la ampliación de las estaciones de acuerdo con la demanda. Las congestiones de buses rojos en algunas como Ricaurte, por mencionar una sola, en horarios pico es grande por las aproximaciones que deben hacer los articulados para recoger y dejar pasajeros. Es fácil ver cómo en algunos momentos de esos horarios el carril mixto fluye con agilidad, mientras cientos de pasajeros deben esperar a que sus buses se aproximen a las estaciones para cumplir con las operaciones de ascenso y descenso de pasajeros.
  • Quitar algunas rutas de buses y servicios en paraderos como la Universidad Nacional mejoraría si los buses con destino a portales como el del Sur, por ejemplo, tuvieran paradas contiguas en los módulos del sistema. Hoy un usuario debe sortear su viaje entre rutas como G22 y G12 distantes en sus paradas, mientras anteriormente tenía ofertadas 4 rutas con paraderos contiguos. Facilitar la decisión de cuál ruta usar actualmente es sencillo para el sistema y lo haría si las paradas fueran contiguas. Esto aliviaría la vida de cientos de estudiantes y usuarios que deben regresar a sus hogares
  • Como es visible el número de la ruta del bus zonal del SITP (azul) en la calle, también debería ser visible al interior del bus. Los pasajeros a identificarían y recordarían más fácil las rutas y mejoraría la frecuencia de uso de los buses del sistema.
  • Las baterías de sanitarios deberían continuar funcionando permanentemente en sus horarios habituales donde están instaladas. En portales como el del Sur la intermitencia hace que el usuario desconfíe del servicio de sanitarios y no pueda hacer uso de él. Portal Norte mantiene sus baterías funcionando, lo que es bueno para el sistema y para sus pasajeros.
  • Quitar los puntos de información de algunos portales fue una mala decisión. Estos puntos deberían reforzarse en su operación como Puntos de orientación al usuario y recibir también sugerencias de los pasajeros para mejorar el servicio. Con un protocolo de atención y orientación y con personal idóneo, el sistema estaría aún más cerca del ciudadano.
  • Hay estaciones e intercambiadores como Ricaurte, donde el pasajero debe atravesar un túnel para pasar de la Calle 13 a la Carrera 30 y viceversa. Dicho túnel parece un mercado persa con vendedores de alimentos, artilugios para celulares, tarjetas para teléfonos, juguetes de plástico, cuando no estuches para documentos. Los limosneros abundan. En los buses articulados es igual, hasta cinco y seis vendedores y artistas se suben en un trayecto, cuando no dos simultáneamente en un mismo servicio. Esto no debe suceder y el sistema debe poner fin a dichas prácticas.
  • Los pasajeros también pueden poner de su parte para el mejor funcionamiento del sistema de transporte masivo. Evitar los empujones al abordar los articulados, hacer el esfuerzo por ingresar a los buses ordenadamente y no atravesarse en las puertas impidiendo que otros usuarios se suban a los buses, es una tarea pendiente por parte de los ciudadanos. Respetar los turnos de llegada a la fila, y la misma fila, es primordial.
  • Poner a funcionar una brigada de emergencia, como parte del sistema de salud ocupacional, que auxilie a usuarios y usuarias que sufren empujones, heridas y lesiones al abordar los articulados es urgente. O lo es establecer acciones de prevención de estas situaciones.
  • Los informadores de TransMilenio, los del sistema de recaudo, los de IDIPRON y la misma Policía cumplen un papel fundamental en las estaciones de TransMilenio indicando a los pasajeros sobre las rutas que deben tomar y respondiendo preguntas de los usuarios. Felicitaciones por la paciencia y por la información que brindan.
  •  La atención en las cajas del sistema en estaciones y portales ha mejorado en eficiencia y amabilidad.

Añadir nuevo comentario