Vie, 05/25/2018 - 09:37
Tabarnia en manifestación contra la xenofobia. Foto: La Vanguardia

Tabarnia, tierra de pan y circo

Hablemos de Cataluña, que tanto tiempo ha estado en las páginas internacionales. En concreto hablemos de Tabarnia, ese concepto llevado tan, tan lejos que paso de ser una forma a que la prensa se lo tomara en serio.

Cuando se analizan los datos de las votaciones realizadas por los ciudadanos catalanes sobre el proceso catalán, en su momento, se observó que había zonas concretas que sí querían y otras que no querían la independencia.

Eso nos llevó a ver que las zonas más urbanas, no estaban tan por la labor como las zonas más alejadas de las grandes urbes. Nos encontrábamos así con una zona del mapa muy concreta de la costa que obviamente incluía Barcelona, que no deseaban la independencia.

Entonces surgió la gran idea, crear el concepto de Tabarnia. Como nombre que se adjudicó a dicha zona del mapa. Comenzó como un discurso que intentaba reírse del proceso de independencia, hablando de otra posible independencia, la de aquellos que no querían ser independientes y se independizaban de los independentistas.

Sí, vuelve a leer, porque ha sido algo trabalenguas.

De esta forma dentro del territorio que se quería independizar, encontrábamos dos zonas. Una de ellas Tabarnia, no quería formar parte de los que sí querían independizarse.

Lo que comenzó como una broma irónica que trataba de ridiculizar (más aún) la situación, acabó siendo noticia.

Pero no una noticia anecdótica, tomada como lo que era, una protesta en formato de humor.

La prensa, decidió tomárselo en serio por algo realmente sencillo. Era muy jugoso, el concepto más allá de su realidad o no, de que sea broma o vaya en serio… era una noticia jugosa que daba más audiencia al circo catalán.

Fue así y no de otra manera, como los responsables del concepto acabaron en todas las televisiones hablando de ello. Mientras los periodistas le intentaban dar tanta seriedad que la noticia acabo siendo algo realmente serio a tener en cuenta. Como tener un caballo de Troya dentro del territorio independentista.

Y Tabarnia, seguía siendo noticia. Tabarnia, crecía en el hueco que ocupaba en los periódicos, en las televisiones, en todo lo que se relacionaba con la política nacional.

Tabarnia, dejo de ser una broma para ser un tema serio cuando su constante aparición en los medios, hizo creer al ciudadano común que todo aquello era real. Y la mentira, se hizo realidad palpable de la que ocuparse. De la que preocuparse a nivel ciudadano, mientras los políticos seguían jugando al “Y yo más” propio del circo en el que se ha convertido Cataluña.

Pero mientras Tabarnia se hace real, mientras parece que hay cierta estabilidad en dicha locura, los ciudadanos siguen entretenidos para no ver todas las cosas que realmente deberían captar su atención y la de la prensa.

Pero, ¿qué más dan los problemas reales mientras existan Tabarnias que llevar a la realidad?

Añadir nuevo comentario