Sáb, 03/13/2021 - 09:28
Dying is easy se estrenó el pasado 10 de marzo

Dying is easy: el soliloquio final

Dying is easy (Morir es fácil) es la nueva película de la productora independiente norteamericana Bat in the sun basada en el mítico héroe de Gotham y su némesis, The Joker.

Algo tienen los fan film. Un encanto particular, indescifrable. Son atrayentes. Y Batman: Dying is easy sí que es un fan film, uno con todas las letras. Una película hecha por fans para fans. Realizada por la productora independiente Bat in the sun, la película de 25 minutos logra una narrativa oscura y tensa que muestra exactamente lo que un seguidor del Caballero oscuro quisiera ver.

Desde hace varios años Bat in the sun ha producido contenido de manera independiente. Ya en 2011 había lanzado una película basada en el personaje de DC Comics. Batman: City of scars recibió buena críticas en su momento por parte de la prensa. Dying is easy muestra a dos antagonistas en una búsqueda desesperada por llevarse al límite: The Joker (Aaron Schoenke) está punto de morir y le implora a Batman (Kevin Porter) que lo asesine. En un diálogo brutal, desgarrador y lleno de referencias a cómics, el Payaso príncipe del crimen busca que Batman rompa su única regla.

Esta película independiente tiene todas las piezas que los fans han buscado desesperados en todas las adaptaciones de Batman al cine. Es, podría decirse, como un capítulo de la serie animada de 1992. La escena transcurre en Arkham. Otros personajes tienen una aparición fugaz: The Riddler, Poison Ivy, Harley Queen, Killer Croc y Catwoman. Hay detalles brillantes, como el número en el uniforme de The Joker, 0040, referencia a 1940, el año en que este hizo su primera aparición en los cómics. Aaron Schoenke basa además su interpretación precisamente en el Joker de la serie animada, a quien Mark Hamill le dio voz. La teatralidad de los gestos, el tono de la voz y la risa evocan lo que es ya una pieza de culto en la cultura popular.

El Batman de Kevin Porter tiene por su parte una presencia imponente. Si Batman fuera real, se vería como él. Su relación con su archienemigo raya en la psicosis, en la codependencia, y lograr ese ritmo en una película de 25 minutos es admirable. Además Michael Madsen hace una muy destacable interpretación de Bullock, el policía sombrío y amargado empujado a recurrir a un héroe en quien no confía.

La película, disponible en YouTube, tiene más de 3'000.000 de visualizaciones desde su estreno.

En momentos en los que DC y Warner no parecen tener claro el futuro de uno de sus personajes más importantes, es una fortuna que exista Bat in the sun.

    

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.