Jue, 06/20/2019 - 10:01

IndieBo 5 convierte Bogotá en una sala de cine

El evento de cine independiente más importante de la ciudad llega a su quinta edición, que se realizará del 11 al 21 de julio. En ediciones pasadas, IndieBo ha tenido más de 120.000 asistentes, 1.024 funciones, 320 estrenos y 75 invitados de la industria cinematográfica, provenientes de 50 países. Una de las novedades de este año es el IndieLand: un espacio en el Parque Chicó en el que habrá proyecciones de películas, conferencias y zona de comidas. Este año se proyectarán más de 40 películas y la cinta con la que se inaugurará la quinta edición del Festival será Monos, del director Alejandro Landes

Cinco ediciones se dicen fácilmente. Sin embargo, para un evento como IndieBo cinco ediciones significan un cúmulo de cifras, anécdotas y aprendizajes. Es así como el festival más importante de cine independiente de Bogotá llega a su quinta versión: cargado de experiencias para seguir educando públicos sobre el panorama nacional y global del séptimo arte. Una experiencia cinematográfica que este año se vivirá del 11 al 21 de julio y que se inaugurará con la cinta Monos, dirigida por el director colomboecuatoriano Alejandro Landes.

En total, durante los once días de festival se proyectarán más de 25 películas aclamadas por la crítica y provenientes de los cinco continentes, entre documentales, animación, drama, comedia y otros géneros cinematográficos. Como novedad, este año IndieBo trae sus premios que otorgará el público y que serán anunciados en el último día del evento. Los espectadores podrán calificar las cintas al salir de la proyección y, según el género de cada una, se anunciará la ganadora.
Como novedad está también IndieLand: un espacio que se inaugurará en el Parque del Chicó, que del 11 al 14 de julio tendrá dos pantallas al aire libre en las que se proyectará cine con temática indígena y animación. Allí habrá, además, cuatro carpas con programación diaria, zona de comidas y un lounge bar que amenizará la experiencia para crear un mundo mágico bajo las estrellas capitalinas.

Este año regresa una de las iniciativas más reconocidas del Festival: el IndieBus, un vehículo que recorre cada una de las veinte localidades de Bogotá para llevar a sus habitantes un poco del séptimo arte. Sin embargo, en esta ocasión la ambición es más amplia, pues gracias a una alianza con el Ministerio de Educación se llevará el IndieBus a trece municipios del departamento de Cundinamarca. “A pesar de que es el Festival de Cine Independiente de Bogotá, queremos descentralizarlo y llevarlo a otros lugares, a otras ciudades del país y, eventualmente, a otros países”, puntualiza Paola Turbay, cofundadora de IndieBo.

“Veía que muchas películas nacionales pasaban inadvertidas porque en nuestra cultura la cosa era así: colombiano no comía colombiano”, dice Paola Turbay, que al ver lo que sucedía en el mundo en eventos como el Festival de Cine de Tribeca de Nueva York, decidió apostar por un espacio similar en Bogotá. Es así como nació IndieBo en 2014: una apuesta para democratizar la cultura, educar públicos y potencializar la industria nacional del cine.

La respuesta no pudo ser más positiva. En sus cuatro ediciones anteriores, IndieBo ha tenido más de 120.000 asistentes y para esta quinta ocasión prevé récord de asistencia: se esperan 40.000 espectadores durante los once días de festival. También durante este tiempo, en IndieBo ha habido 1.024 funciones de cine y 320 estrenos de cartelera.

Los invitados a este evento han sido uno de sus grandes atractivos. Provenientes de alrededor de 50 países, IndieBo ha contado con 75 invitados entre los que destacan el ingeniero de sonido británico Chris Newman, ganador de tres premios Oscar, el director chino Yang Zhang, la documentalista estadounidense Nancy Buirski y el director colombiano César Acevedo. Invitados que han tenido la oportunidad de compartir con los asistentes desde un punto de vista académico y profesional a través de las IndieTalks: clases magistrales en las que se discuten diferentes aspectos de la producción cinematográfica, sus posibilidades estéticas y comerciales, y el papel que el cine juega dentro de la sociedad. Hasta el momento se han realizado 60 IndieTalks.

Pero IndieBo no ocurre solo dentro de los límites de los teatros bogotanos. Por medio del IndieBus, el festival ha visitado cada una de las veinte localidades de Bogotá. Por este impacto total, en 2017 la Alcaldía Mayor catalogó al evento como “Proyecto Metropolitano”. Un reconocimiento a la influencia que iniciativas como estas tienen dentro de la realidad social, cultural y artística de las personas. También a través de la tecnología, pues a través del Indiebox el Festival le ha apostado a la realidad virtual como una forma de acercarse al séptimo arte.

Para Paola Turbay este es uno de los factores más satisfactorios de toda esta experiencia: llevar cine a rincones de la ciudad en los que, quizá, el acceso al séptimo arte es casi nulo. Sobre la experiencia de llevar IndieBo a cárceles, la actriz resalta: “Son muy agradecidos, porque esto rompe la monotonía y se sienten tenidos en cuenta, aunque estén aislados, se sienten parte del festival”. Este tipo de iniciativas han convertido al evento en un referente, pues, como cuenta Turbay: “Una vez hicieron un análisis de las palabras que asociaban con el festival y una fue Incluyente”.

Así, IndieBo ha dejado de ser una simple muestra de cine para convertirse en un fenómeno cultural y social. “En Sumapaz nos encontramos con un señor de 70 años que nunca había ido al cine -relata Turbay-. No pensé que se pudiera sorprender a una persona tan mayor que supuestamente lo ha visto todo“. También cuenta cómo las personas se han apropiado de estos espacios, viviendo el cine en cada plaza o parque por el que el Festival pasa. “En localidades como Usme o Bosa, la comunidad lleva una olla con aguapanela o changua y uno los ve compartir, conversando sobre el cine”.

Pero más allá, para Paola Turbay lo más importante es lo social que se puede alcanzar a través de lo cultural. “Es para la comunidad que creamos IndieBo. Llevarles un evento, así sea solo una vez en el año, es especial. Queremos contribuir para hacer de Bogotá algo más feliz y amable. Nuestra ganancia es la transformación”, puntualiza.

Además, para la directora general es también importante el aporte social que se puede alcanzar a través de lo cultural: “Es para la comunidad que creamos IndieBo. Llevarles un evento, así sea solo una vez en el año, es especial. Queremos contribuir para hacer de Bogotá algo más feliz y amable. Nuestra ganancia es la transformación”.

Añadir nuevo comentario