Mar, 06/18/2019 - 09:30
Foto: Revista Semana.

CHAO Plásticos en San Andrés

El proyecto que prohíbe y regula el uso de plásticos y otros materiales de un único uso en el Archipiélago de San Andrés, Santa Catalina, Islas Menores y la reserva de la biosfera Seaflower, está a un paso de convertirse en Ley de la República.

La Plenaria del Senado del pasado 10 de junio, en un día histórico para el ambientalismo en Colombia dio vía libre en su último debate a esta iniciativa que es muy importante para el cuidado y preservación del medio ambiente y los ecosistemas marinos en nuestra isla de San Andrés.

Es necesario aclarar que aún falta la conciliación para que pase a sanción presidencial y así poder tener una legislación inicial frente a este grave problema de contaminación que hoy azota a nuestras ciudades portuarias que son receptoras de gran cantidad de desechos por cuenta de la falta de cultura ciudadana y conciencia ambiental.

La iniciativa establece una transición de dos años, a partir de ser promulgada como Ley de la República para que se reduzca el uso de plásticos de un solo uso como pitillos, vasos y platos desechables y otros elementos de poliestireno de un único uso y de esta manera se busquen otras alternativas de emprendimiento e innovación de materiales biodegradables amigables con el medio ambiente.

La futura ley también dispone que los buques comerciales que arriben al departamento, no podrán realizar la disposición de desechos y deberán realizar dicha disposición cuando lleguen a puerto en el territorio continental.

El Gobierno nacional tendrá un año para reglamentar la Ley, y dos años después de su sanción se aplicará de manera definitiva. Por ahora,  de manera inmediata se tendrán que implementar campañas pedagógicas de cultura ciudadana tanto con los isleños como con los turistas por parte de Coralina y la Gobernación de San Andrés y Providencia.

El proyecto también contempla algunas excepciones, como por ejemplo, las bolsas de residuos sólidos y hospitalarios, las de procesamiento y presentación para su comercialización de productos alimenticios elaborados en el departamento Archipiélago o introducidos en él, así́ como los utilizados para el empaque de ropa, lencería, licores, perfumería, cosméticos y medicamentos.

Esperamos que en los próximos días se surtan los últimos trámites de esta iniciativa, que sin duda será la Ley ambiental más importante para San Andrés y todos sus ecosistemas, incluyendo por supuesto a la reserva de la biosfera SeaFlower, con una extensión de 350 mil kilómetros cuadrados que representan unas 18 millones de hectáreas, siendo una de las mayores áreas marinas de arrecife que existen y que fue declarada por la UNESCO.

La reserva SeaFlower es un ecosistema particular dado que la plataforma que rodea a las islas contiene formaciones coralinas con arrecifes barreros, de parche, de orla y costeros, con pastos marinos y manglares, que juntos forman el mayor complejo de arrecifes del océano Atlántico, por ende su gran importancia, lo que traduce que necesitamos hacer mayores esfuerzos para su cuidado y su preservación indefinida y mantenerla aislada de la amenaza de los plásticos que la contaminan, afectando los ecosistemas marinos.

Muchas especies como moluscos y crustáceos, peces, aves, tortugas e incluso cetáceos, pueden ingerir micro plásticos, o bien incorporarlos mediante la ingesta de presas, lo que puede causar problemas reproductivos y amenazas en su supervivencia y de paso problemas en la salud de los humanos.

Se hace entonces, de suma importancia seguir avanzando en este tipo de iniciativas y extenderlas a otras regiones colombianas que hoy sufren de éste fenómeno ambiental de la contaminación en sus mares y que se convierten en las grandes receptoras de todo tipo de desechos, pero sobre todo de material plástico que es un gran contaminante y cuya degradación puede tardar entre 40 a mil años, algo realmente ¡alarmante!

Buscaremos con nueva legislación introducir medidas similares para ciudades y puertos colombianos como Tumaco, Buenaventura, Puerto Colombia, Barranquilla y otras que hoy están asfixiadas por este mismo flagelo.

Seguiremos insistiendo en garantizar nuevas leyes que preserven nuestro medio ambiente, que defiendan y cuiden nuestros entornos verdes, nuestros ríos, nuestra biodiversidad y todo lo que implique Paz con la Naturaleza.

Mi agradecimiento sincero a todos quienes hicieron posible esta gran iniciativa, a las organizaciones ambientales, a su autor Jack Housni, a los medios de comunicación que replican sus avances, al Congreso por estar a la altura de este desafío y desde luego a cada colombiano que desde cada rincón del país ha seguido en detalle los avances de lo que próximamente será esta nueva Ley: #SanAndrésSinPlástico.

Añadir nuevo comentario