Jue, 04/23/2020 - 08:50

El turismo español no se rinde, y en Colombia, ¿qué?

España, el segundo país más afectado a causa del “virus chino”, y también el segundo turístico en el mundo, y segundo lugar preferido por los colombianos, no alcanzará los 92.500 millones de euros que tenía previsto recibir por esta actividad durante el año en curso. Tampoco podrá contar con los 869.000 turistas chinos y los 1.675 millones de euros que estos le dejaron el año pasado.

El turismo español aporta el 12.3 por ciento a su PIB, que le significó más de 92 mil millones de Euros, producto de los 83.7 millones de visitantes internacionales durante 2019. España no estaba preparado para esta pandemia, su turismo, siempre victorioso, ni lo imaginaba.

España no se rinde, el turismo es su vida, su bienestar, y en este momento confía en salvar algo durante el verano que se aproxima, captando turistas del sur de Francia y motivando el turismo doméstico (35% de las ocupaciones hoteleras y el 45% del PIB y el empleo turístico).

Por ahora, el poderoso sector hotelero español ha solicitado a las autoridades facilitar la suspensión temporal de contratos de trabajo, suprimir impuestos en el uso de habitaciones, atacar y erradicar las plataformas que ofrecen alojamiento turístico ilegal (¿tipo Airbnb?), promover el turismo de proximidad, adaptarse a las necesidades del turismo de reuniones e incentivos y, lógicamente, multiplicar las acciones de promoción.

El Gobierno ya está dando apoyo: los inmuebles destinados al ocio y a alojamientos y comidas pueden recibir bonificación del 25 % en impuesto inmobiliario; estos establecimientos, además de las agencias de viajes, recibirán una bonificación del 25 % en el impuesto sobre Actividades Económicas. Lo anterior, siempre y cuando los aspirantes a beneficios mantengan la nómina de sus trabajadores.

Madrid está trazando la pauta y su Ayuntamiento ha confeccionado un paquete de medidas económicas para pymes e independientes, con capacidad de financiación de 180 millones de euros. La hostelería tendrá a la mano más de 1 millón de euros para mejorar digitalización y formación. También esta ciudad ha puesto en marcha una plataforma para su sector hotelero y alimenticio, con bonos y cupones para descargar, que podrán ser canjeados una vez vuelva la actividad. Madrid Covention Bureau está llevando a cabo una serie de “webinars”, resolviendo toda clase de inquietudes al turismo, en lo fiscal, laboral, financiero y de comunicación, a causa del virus.

Siendo una actividad supremamente sensible, la recuperación será lenta. Pero ya ha comenzado a enfrentar los duros efectos a causa del virus. España tiene claro que debe cambiar la estrategia de los servicios turísticos, comenzando por garantizar la seguridad sanitaria en su turismo, y poner en marcha modos más modernos en su transporte y en su actividad gastronómica. Sus hoteles contarán con sistemas de protección ultravioleta, para eliminar virus. Sus servicios serán más sostenibles.

También dependerá de los mercados emisores, en cuanto estos abran o no sus fronteras, y de los transportes internacionales y nacionales, que se atrevan, en cuanto observen demandas que lo justifiquen.

España tiene un convencimiento: sus grandes empresas turísticas saldrán avantes, mientras que los pequeños negocios la tendrán difícil, no convencerán tan fácilmente.

Y a todas estas, ¿Colombia qué?, nuestro pequeño y vulnerable turismo, que apenas recibió 4.5 millones de visitantes internacionales el año pasado, ¿se está preparando para la recuperación? Buena parte de nuestro sector es informal, disperso, individual y familiar, y no conviene confiarse en lo que hagan los varios niveles de Gobierno. En lugar de lamentos y resignación, justa y necesaria es la autoayuda. La estrecha hacienda pública no da para tanto y en este momento debe atender prioritariamente a desplazados, trabajadores informales, víctimas de la violencia, inmigrantes y a miles y miles de colombianos que año tras año se acostumbraron a disfrutar de los subsidios otorgados a cuenta del Estado, por intereses electoreros.

Por largo tiempo no tendremos turistas estadounidenses, ni ecuatorianos, ni panameños, las principales fuentes de nuestro sector. Ellos tienen sus propios problemas y pueden ser fuente del “virus chino”. Nos tocará confiar en el turismo doméstico, pero con nuestros bolsillos escasos el factor precio/calidad no es garantía de estímulo. Nada ganamos con tener hermosos escenarios naturales, si no hay plata, ni garantías para la salud, ni calidad en el servicio.

Mientras tanto, la máxima autoridad española en la materia (Turespaña) proclama “España lucha con todas sus fuerzas contra el #COVID19, de manera unida y responsable. Muy pronto, podremos recibiros de nuevo con los brazos abiertos. Muy pronto, volverás a contemplar nuestros paisajes, a sentir nuestro sol en el rostro, a compartir nuestro modo de vida. Mientras ese momento llega, cuídate y cuida a tu entorno. Gracias por el apoyo”. 

Unión y responsabilidad, que lleguen a nuestro turismo, en especial al informal, que hoy está en manos de Dios.  

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.