Vie, 06/18/2021 - 09:29
Foto: Diario AS

Imponiendo normalidad

Es cierto, todos tenemos ganas de que la pandemia acabe. Las vacunas son la única oportunidad que tenemos gracias a nuestros avances científicos. Las sociedades pasadas nos mirarían con asombro, como aquella tribu que vio por primera vez un barco de vela y pensó que algo estaba entre las nubes.

Vivimos en el mejor presente para una pandemia. Pero, somos los humanos los que no estamos a la altura de nuestros avances.

Más de un año de pandemia que ha causado estragos tanto de vidas como económicas. Una vez que las edades más problemáticas, porque tienen mayor índice de mortalidad, están vacunadas…creemos que esto es “jauja” y que todo ha pasado.

Ahora es cuando me siento como “Casandra” advirtiendo a todos que el “Caballo de Troya” no es un regalo muy bueno.

Bien, el ritmo mundial de vacunación está bastante bien y las ganas de que esto acabe y reactivar la economía, nos va dando patadas en el trasero para que aligeremos el paso.

No nos confundamos, se debe aligerar el paso en la vacunación, no es una normalidad que aún no estamos preparados para alcanzar.

Mientras la inmunidad de rebaño (como mínimo) no esté alcanzada, imponer medidas de normalización es un posible suicidio.

Miramos a la India, como ejemplo de lo que puede pasar, no es solo por su deficiente modelo sanitario… Es algo que aún no se ha desmadrado, pero está a tiempo.

El mismo motivo por el cual es tan tremendamente importante que se vacune en todos los países, no únicamente los países con el dinero necesario para pagar las vacunas.

El problema que aún no atisbamos son las mutaciones, pero es un tema que ya hemos vivido con variantes tan contagiosas como la británica que se ha hecho mayoritaria en la mayor parte de los países donde ha aparecido. Por ahora, estamos teniendo “suerte”, porque las variantes se limitan a ser más contagiosas. Pero, ¿y si llega una variante que sea más mortal o que afecte más a la gente joven y a los niños?

Mientras el virus siga viajando entre personas, y tenga opción de mutar, puede pasar de todo. Y  esa es la cuestión, ese es el problema subyacente del que no se quiere hablar y nos puede llevar a otro caos. 

No demos más oportunidades al virus de seguir atormentándonos, seamos pacientes y guardemos las medidas hasta que al menos se consiga la inmunidad de rebaño. 

Dejemos de insultar a los sanitarios y científicos que nos han salvado esta vez.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.