Jue, 01/21/2021 - 08:52

Reflejos en la historia

Algunas veces me paro a pensar cómo se recordará esta crisis mundial, qué dirán los libros de historia, qué estudiaran nuestros hijos en los colegios.

Hablarán del sufrimiento de los médicos, de lo mal que se pasó económicamente, pero ¿cómo se enfocará la estupidez de los gobiernos? ¿Nos avergonzaremos de lo desobedientes que fuimos?

La desobediencia ha sido algo constante durante la pandemia, la policía casi todos los días multaba, sancionaba y llamaba la atención a todos aquellos que se saltaban las normas de seguridad. Cuando se acercaba la navidad podíamos ver como la desobediencia civil se estaba agudizando. Solamente el fin de semana anterior a las fechas navideñas se detuvo a muchas personas que incumplían el límite de personas en una reunión, que se saltaban los toques de hora y un largo etcétera. Incluso podíamos ver como se llegaba a la agresión cuando una dependienta de una tienda llamaba a atención a un chico por no usar la mascarilla que es obligatoria.

Somos niños con derechos de mayores.

Oía a una inmunóloga hablando de lo bueno que sería poder hacernos auto test en casa, para así paliar los brotes… Pero a la vez taciturna, indicaba que la sociedad no estaba preparada para interpretar los resultados de los test. Este es el resultado de años atontando a la sociedad, es el fruto de la sobreprotección del estado durante los últimos meses.

La historia como siempre dará la versión de los vencedores, tal y como ellos quieran contarla. Quizás traten de obviar que estamos permitiendo que muera cada día las mismas personas que en atentado terrorista de Madrid de hace ya tantos años. 

A lo largo de la historia a todas las sociedades se le han pedido sacrificios, pero sacrificios reales. No nos damos cuenta que simplemente tenemos que quedarnos en casa, en nuestro sofá, en nuestra soledad y con ello tendríamos menos muertos.

Me lastima ver como nadie ve los números como personas, es entonces cuando ves que los gobiernos no dan toda la información e infantilizan al ciudadano para que toda esa realidad de ataúdes y enfermos crónicos durante meses ocupando camas de cuidados intensivos, no sean más que palabras en el aire.

Hace un mes, empezaron en una región española a permitir a estudiantes jóvenes ver la situación de los enfermos por Covid en los hospitales. Los jóvenes tras ver la realidad cara a cara, comprendían las medidas y las normas… justamente entonces con el conocimiento de la mano, sabían que todo aquello era real.

En el futuro, cuando contemos la historia, nos saltaremos la parte en la que no queríamos hacer ni el más mínimo sacrifico por los demás. Nos pintaremos a nosotros mismos como héroes. En el futuro, nadie contará los pueriles que fuimos.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.