Mié, 01/02/2019 - 06:43
Foto: Revista Vanity Fair.

“¡Se muere mi personaje!”

En su lecho de hospital, la escritora Clarice Lispector dijo a una enfermera estas últimas palabras: “¡Se muere mi personaje!”.

¿Fue siempre ella el personaje central de sus escritos, ataviado cada vez de forma diferente, según requiriera el relato?

¿Nos ocurre igual a todos? ¿Cruzamos este planeta alimentando un personaje con pequeños episodios y grandes historias para completar, al final, un mamotreto de novela?

Si la "persona" que los demás conocen y yo administro es solamente un personaje interpretando un complejo libreto, ¿quién soy yo realmente? ¿Quién es el actor?

Una buena pregunta para recibir el nuevo año y comenzar, quizás, una vida más consciente de nuestra verdadera esencia, una tarea meritoria que puede conducirnos a un estado superior de Libertad.

Añadir nuevo comentario