Lun, 03/27/2017 - 07:30

Sólo esto te separa de ser feliz

¿Te imaginas mirar al despertador y estar tan entusiasmado que tengas ganas de levantarte aunque no sea la hora? ¿Te imaginas tener la vida de tus sueños?

Pero para empezar, olvida lo que te dijeron de pequeño sobre conseguir esto y lo otro para ser feliz. ¡Tonterías!

Lo primero es que diseñes TÚ tus propios objetivos. Y añádele esto:

Ser feliz por el camino.

¿Puedes ser feliz si tu vida personal y profesional no ha cumplido sus expectativas?

Por supuesto.

Aunque no hayas alcanzado tus metas, puedes ser feliz.

Verás: ser feliz es una sensación que TÚ te provocas. Es disfrutar de lo que tienes. Y sobre todo: es saber que te diriges a tus metas.

Plantearte metas y no conseguirlas al momento es lógico. ¿Vas a ser infeliz hasta entonces?

Te diré un secreto: muchos se hunden cuando persiguen algo y lo consiguen. No se entrenaron a ser felices por el camino y cuando consiguieron su meta tampoco lo fueron. Consiguieron su objetivo y se preguntan “¿Esto era todo?”

Es el “Suicidio del Rolls Royce”. Trabajar toda su vida para conseguir algo y cuando se tiene se acaba la motivación y viene une especie de muerte.

Por eso entrénate siendo feliz mientras persigues tus objetivos. Siempre tendrás altibajos, pero con un sistema para conseguir metas serás sistemáticamente feliz.

¡Y cómo beneficio secundario conseguirás antes todos esos deseos que tienes en tu lista de sueños pendientes! Porque si eres feliz por el camino serás más eficiente.

Vas a disfrutar del proceso de conseguir tus objetivos.

Mientras persigues viajar por el mundo, tener una gran vida familiar, tener tu negocio millonario, dedicarte a la ciencia o todo a la vez

Te levantarás cada día disparado.

¿Te imaginas mirar al despertador y no poder esperar a levantarte para disfrutar de tu día?

Con unos buenos objetivos enseguida vendrá tu primer ingreso extra de cincuenta mil dólares al año. Luego de cien mil dólares y luego de un millón de dólares. Y mientras disfrutarás como nadie.

Porque la felicidad no es un objetivo. La felicidad es un beneficio secundario que lograrás si tienes un sistema para conseguir metas.

Cada vez haces algo por tus objetivos los resultados aparecen. Y cada vez estás más orgulloso de ti mismo y más entusiasmado.

Con unos buenos objetivos incluso cambiarás estar tumbado en la cama con un videojuego por lanzarte a un proyecto vital y avanzar. Y te sentirás mil veces mejor que con el videojuego. Pero para eso necesitas saber cómo establecer tus metas y cómo hacer para conseguirlas. 

Todo será fácil: atreverte a hablar con esa persona, empezar ese proyecto y levantarte con energía por las mañanas. Todo irá rodado con tus metas claras.

Felicidad es perseguir metas. Pero tienes que saber cómo.

Nada es comparable al sentimiento de perseguir tus sueños e ir cumpliéndolos.  ¡Te entrará vértigo!

Por tu éxito,
David

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.