Mar, 02/06/2018 - 07:30

Colombia, Rusia os espera

130 días, 130 noches, 2 amistosos y la elección del próximo presidente es lo que intermedia ese sueño de verano llamado Rusia 2018. Luego de unas eliminatorias volátiles, repletas de victorias agónicas, derrotas amargas y empates insípidos, la selección Colombia comienza el 2018 con una gran noticia: Yerry Mina ya es culé.

Así pues, vale la pena divagar sobre el presente de la Selección de todos.  

Al momento de escribir esta nota, Colombia ocupa el décimo lugar de favoritismo entre las 32 selecciones que disputarán el trofeo de la Copa Mundial. O por lo menos, así lo testifican las casas de apuestas a nivel mundial, que en promedio pagan 30 a 1 en caso de que Colombia consiga la hazaña máxima. En dicho índice, la tricolor es superada por todos los campeones del mundo más Bélgica y Portugal. Eso sí, estamos por encima de los rivales de grupo Polonia (13), Senegal (18) y Japón (24).

Sobre la nómina algunas consideraciones saltan a la vista. Esta Selección Colombia es eminentemente internacional y preferencialmente europea. Atendiendo la lista de la última fecha de eliminatorias, se tiene que 16 de los 23 jugadores juegan en el exterior, 10 de estos en Europa. En la lista definitiva, la cuota europea se incrementará aún más con Yerry Mina en el Barca, ausente ante Perú por lesión; y posiblemente, con el incipiente Jefferson Lerma.

Colombia llega al mundial con una nómina de nivel medio alto. Se cuenta con jugadores de clase mundial, como James, Cuadrado (que estaría de regreso a finales febrero) y Falcao. Jugadores de nivel sobresaliente, como Bacca, Ospina y Sánchez y otros más con enorme proyección como Arias, Davinson o Mina. Así pues, se evidencia una realidad definitiva. La nómina titular es muy buena, pero se carece de recambio. Colombia no es España, Francia o Alemania, y existe una clara distinción entre la calidad de titulares y suplentes. Es cierto, llegamos a Rusia con el presupuesto contado. Más allá del rival, habrá por lo menos 7 titulares indiscutibles, y esto obliga a Pekerman hacer variantes de carácter posicional antes que nominal.

Los rivales de grupo se deben asumir con respeto, pero no sobreestimación. En este sentido, se debe decir que una eventual eliminación en fase de grupos sería un fracaso, dada la nómina, el nivel de James, los números de Falcao desde su renacimiento y lo conseguido en Brasil 2014. Nadie dice que el grupo será fácil, pero tampoco se puede caer en el clásico ejercicio pesimista colombiano donde la auto subestimación es mal llamada objetividad.

Hay malas noticias claro. De la nómina titular, la posición de portero es actualmente la más débil. David Ospina es el mejor arquero colombiano de lo que va este siglo, de eso no hay duda. Sus gestiones frente al arco nacional han sido claves durante incontables años, pero también es cierto que su último año y medio demuestran que las faltas de minutos en el campo finalmente cobran factura. En la temporada 2017 – 18 Ospina ha sido titular apenas en 1 de 27 partidos de liga y 4 partidos de Europa League.

La línea de defensores centrales genera expectativa. Davinson Sánchez y Yerry Mina están llamados a ser los grandes referentes defensivos de Colombia por muchos años. Sin embargo, no se debe olvidar que Mina será eminentemente suplente en el Barca esta temporada y que la posición de defensor central se desarrolla con más oficio que atletismo. En consecuencia, sería lógico ver a Pekerman jugando con un defensor joven (Davinson) y uno veterano (Murillo o Zapata).

Santiago Arias pinta cada vez mejor. Es un gusto ver cómo años de entrenamiento en el PSV y la Selección, han generado en él la confianza y oficio necesarios no sólo para aportar en lo táctico, sino también, en lo ofensivo. Es así, cómo se le puede ver haciendo despliegues hasta la línea de fondo rival, con paredes y centros de buena calidad. En una selección llamada a ganar, el volumen de juego lo hacen todos.

Carlos Sánchez será titular. El ahora jugador del Espanyol es un preferido de la gente por su entrega y capacidad para quitarle el balón a los contrarios. Sin embargo, también habrá que decir que él deberá trabajar mucho en lo atlético si nos atenemos a que sus últimos minutos en cada partido se le ha visto extremadamente exhausto. Sobre el medio campo, una consideración, no descarten a Sebastián Pérez. El ex Nacional finalmente regresó a Boca luego de meses de lesión, y a Colombia no le vendría mal un mediocentro puro con mucho aporte en lo ofensivo.

Hay buenas noticias. Hay enormes noticias. Como bien dijo Pekerman el día del sorteo mundialista, el mayor refuerzo para Rusia 2018 es el goleador: Radamel Falcao García. El tigre ha renacido, hace goles y tiene su mirada fija en el mundial. Es así, como una vez más, y aún contra nuestra voluntad, dependeremos en estos meses de la suerte, el universo y una infinita intersección de eventos causales que nos permitan disfrutar a Colombia con Falcao en el mundial.

Igualmente, la calidad de James es indiscutible. Estrenó el 2018 con goles y asistencias de crack, y su polivalencia en la cancha deberá ser aprovechada de la mejor forma por el técnico nacional. Eso sí, no muy lejos del arco rival, pues James será el mejor generador de juego, pero es un rematador de primera, y en Colombia serán tan necesarios sus goles cómo sus asistencias.

En estos meses premundialistas se hablará de los últimos grandes ajustes. De a quién se debe incluir. La exigencia de llevar a lo mejor que tiene el país, no debe ser medida en nombres y pasados, sino en presentes y números. Haber sido convocado en eliminatorias no tiene que garantizar la presencia en Rusia. Después de todo, Colombia clasificó casi por la ventana, en la última fecha y a un gol de distancia del repechaje. 

Es así, que en estos meses premundialistas debe ser examinado el rendimiento de jugadores con buen presente a pesar de no haber hecho parte del proceso clasificatorio total o parcialmente. Por eso, se deberá seguir los casos de Avilés Hurtado, Juan Fernando Quintero, Jefferson Lerma, José Izquierdo y por qué no, la última sensación de Europa y posible crack del futuro Juan Camilo “Cucho” Hernández (18 años y pase avaluado en 4 millones de euros).

Por el momento no es nada más; que la vida es corta, el mundial es la vida y el sueño mundial no necesariamente es una ficción.

 

 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.